Diez Ventajas Inesperadas de Ser un Anfitrión en Workaway

Todos sabemos que es genial tener otro par de manos cerca, y como anfitriones a veces pensamos que tenemos una idea clara de en qué nos gustaría que nos ayudaran nuestros workawayers. Pero, tras 15 años como anfitriona en Workaway, ha habido muchas ventajas inesperadas que nunca hubiera previsto. Aquí tienes 10 formas maravillosas y diferentes en las que los workawayers han entrado en nuestras vidas y, en algunos casos, han tenido un gran impacto.

1. Aportar nuevas ideas. En este caso, ¡hechas de caca de burro!

Muchos vivimos en una burbuja. Seguimos una rutina y nos relacionamos con la misma gente. Yo vivo en una zona rural en mitad de ninguna parte, algo que me encanta… pero a veces echo de menos la posibilidad de escuchar lo que pasa en el mundo exterior. Tener workawayers significa que estoy más en contacto con nuevas ideas y avances de los que muchas personas disfrutan en otras partes del mundo. Me refiero a técnicas de construcción alternativas: como los workawayers que se inspiraron en las casas hechas de barro y estiércol que vieron en su viaje a Marruecos y que estaban entusiasmados por probar sus conocimientos en nuestro inodoro orgánico, usando una mezcla pisada de heno, barro de nuestra tierra y EXCREMENTOS DE NUESTRO BURRO para revestir el sitio. Literalmente, una caseta para la caca, hecha de caca… Pero lo creas o no, ¡era la habitación más fresca que teníamos!! 

2. Ampliar horizontes

Compartir experiencias e intereses es otro aspecto genial de tener workawayers en casa. Creo que cada una de las personas que hemos conocido tenía un conocimiento o una cualidad de la que podemos aprender. No siempre es fácil encontrarlo… ¡pero seguro que habrá algo! Cuando se tienen intereses comunes, descubrirlo suele ser más rápido. Así pasó con la workawayer Nadine. Cuando hablamos del embarazo y el parto (algo con lo que tuve problemas cuando estuve en España), me explicó cómo se había formado como doula, cuya función es proporcionar apoyo emocional y alivio físico a las mujeres durante el embarazo y el parto. Esta posibilidad me resultó tan atractiva que decidí participar en un curso de doula, para poder proporcionar este tipo de ayuda. No entraré en detalles, pero digamos que mis experiencias han sido memorables.

3. Ampliar nuestra capacidad para ganarnos la vida

Muchos workawayers, especialmente los nómadas digitales, se han convertido en expertos en ganarse la vida allá donde van.  Algunos escriben contenido, otros tienen blogs y vlogs, mientras que otros consiguen encontrar formas de trabajar desde casa, estén donde estén. Yo soy profesora de inglés y aunque me he interesado por el trabajo online… sentía que no tenía los conocimientos para dar el siguiente paso. Un día llegó el workawayer David. Nos ayudaba por las mañanas y daba clases por Skype a sus estudiantes de Hungría por las tardes. Nuestra conexión a Internet rural, por satélite, demostró funcionar bastante bien, lo que era una de mis preocupaciones, y además él me enseñó a compartir pantallas y documentos… los pequeños detalles que hay que saber. Aún tengo que expandirme a la enseñanza online, pero ahora al menos sé que es una posibilidad real y puedo empezar a imaginarme haciéndolo.  

4. Entendimiento cultural

Tener workawayers de diferentes entornos culturales puede necesitar un poco más de paciencia y apoyo, pero también es una oportunidad maravillosa de comprender realmente qué mueve a otras personas y puede ser realmente enriquecedor. He estado en Marruecos y otros países islámicos, donde realmente quería conectar más con las mujeres locales, pero el obstáculo del idioma, además de la falta de oportunidades para interactuar, me lo impedían. La workawayer Nadie es marroquí de nacimiento y ha vivido allí hasta que sus padres emigraron a Canadá cuando era una joven adulta. Como había tenido una buena educación y había estudiado ciencias políticas, pudo describir sus propias experiencias personales, además de proporcionar una fascinante percepción de su país, visto tanto desde dentro como desde fuera. Acabamos teniendo confianza, de modo que sentíamos que podíamos preguntarnos muchas cosas sobre diferentes temas y satisfacer nuestra curiosidad por la cultura de la otra. Esto también se cumplió con nuestra workawayer japonesa, Takako, que era increíblemente tímida y reservada al principio, pero al tener a diario la oportunidad de preguntar y responder cualquier cosa que quisiera, como actividad de intercambio cultural, ambas nos conocimos y comprendimos mucho mejor.

5. Educación y métodos diferentes

De hecho, la actitud tranquila de Takoko también tuvo un efecto interesante en nuestra hija de 7 años, que a veces podía ser complicada. Emma podía ser conflictiva y desafiante, y provocaba una respuesta igual de emotiva en muchas personas que la conocían, sea de sorpresa, frustración o enfado. Cuando Takako se ocupaba de ella, siempre era tranquila y disipaba cualquier mal humor diciendo: “No Em, así no se hace, no decimos esto o hacemos esto…” y pasaba a distraerla con una actividad terapéutica, como enseñarle a hacer animales y flores de origami. Me di cuenta de que tratar el fuego con el fuego solo agravaba la situación, ¡y que hay algo absurdo en gritar más que tu hija para decirle que se calme! Takoko daba ejemplo perfectamente y aunque al principio me preocupaba que Em se aprovechase de su naturaleza amable, se dio más bien el caso contrario; no hubo lucha de voluntades y cualquier tensión se disipó.

6. Hacer mejoras

Una pareja muy dinámica y motivada, Mary y Sarn, no solo hicieron una enorme contribución ayudando con el trabajo, sino que también se dieron cuenta de que los sistemas que teníamos no funcionaban con la máxima eficacia. Nuestros métodos de reciclaje y abono estaban bastante desorganizados, así que Mary comenzó asignando diferentes recipientes para recoger y transportar más fácilmente los materiales para reciclar, todo bien etiquetado, además de un pequeño cubo de cocina con tapa para acumular los desechos vegetales destinados al compostador exterior. Este sistema aún se usa y aunque ahora parece obvio, no era algo que pensásemos antes.

7. Delicias y sorpresas culinarias

Tener visitantes de todo el mundo en nuestra casa significa que podemos compartir el gusto por la comida e intercambiar recetas. Los recuerdos de los ayudantes están en las comidas que preparamos años después de su marcha. Nuestros invitados polacos trajeron con ellos un gran conocimiento de las técnicas para fermentar verduras y los beneficios para la salud de comer estos alimentos, ricos en nutrientes y probióticos. El proceso es bastante antiguo y sorprendentemente sencillo. Es una forma excelente de conservar las verduras, desperdiciar menos si tienes demasiado de algo y además, el producto es delicioso. También nos enseñaron a hacer nuestra propia levadura madre y nos aseguraron que madura y mejora con el tiempo.

8. Compañía

La palabra “compañero” tiene su raíz en el latín y el francés antiguo, y literalmente significa “unión con aquellos con los que compartes tu pan/alimento”. Desde luego nos esforzamos más por sentarnos juntos y comer al mismo tiempo cuando tenemos workawayers. Ponemos más interés al preparar la comida y, como resultado, la hora del almuerzo es un momento para reunirnos, contar historias y disfrutar de la compañía. Puede ser más trabajoso que cuando estamos solos, pero en realidad las comidas son mucho más provechosas y me he dado cuenta de lo importante y beneficioso que es este tiempo juntos.

9. El entusiasmo es contagioso 

Cuando los workawayers llegan por primera vez, están emocionados por ver y conocer su nuevo hogar. Cuando estás hasta las cejas en mitad de un proyecto, es fácil olvidar qué te hizo enamorarte de un lugar o tu sueño inicial. Los visitantes a menudo te recuerdan a ti mismo cuando comenzaste. Su aprecio y entusiasmo por el lugar en el que vives y lo que has conseguido es un recordatorio de lo afortunado que eres, y que debes darte una palmadita en la espalda por lo lejos que has llegado.

10. Un idioma para toda la vida

Esta última ventaja la ha disfrutado mi buena amiga y matrona, Claudia, de Alemania. Como madre soltera cuyo principal trabajo era atender partos en casa, siempre estaba en la situación precaria de que la llamasen para un parto y nunca saber realmente lo que podría ocurrir. Como estas cosas suelen suceder en mitad de la noche, para ella era difícil ocuparse de su joven hija Lucy. Los workawayers fueron una buena solución, porque podían ocuparse de su hija si surgía una emergencia. Charlotte era una workawayer inglesa que durante mucho tiempo disfrutó formando parte de su familia. Ella y Lucy se llevaban muy bien, y como Charlotte no hablaba alemán, para ellas era más fácil hablar en inglés en casa. Lucy había oído hablar inglés a su madre de vez en cuando, pero era la primera vez que se había convertido en algo con sentido y una parte de su día a día. Los niños aprenden idiomas rápidamente cuando hay confianza y la necesidad de comunicarse, y me impresionó lo bien que Lucy aprendió el nuevo idioma. Habla con fluidez y sin acento. Con el tiempo, Charlotte terminó marchándose, pero Lucy sigue hablando un inglés excelente, y estoy segura de que resultará un conocimiento muy valioso en su vida.

Creo que los anfitriones no solo desarrollamos un mayor aprecio por las otras culturas, sino que, al mismo tiempo, podemos apreciar mejor nuestros propios valores y logros. Creo que cualquier persona que conozcas puede enseñarte al menos una cosa y ayudarte con algo. Dar a los workawayers rienda suelta de vez en cuando puede ser muy satisfactorio. Las contribuciones más espectaculares han surgido cuando hemos permitido a los workawayers seguir su pasión, tomando parte en actividades que desarrollan su creatividad y entusiasmo.

1 reply
  1. Victor Hugo
    Victor Hugo says:

    Muy bonito, yo soy novato siendo anfitrión, pero me siento bien compartiendo.
    Siento aveces que no se si podre seguir adelante o cual sera nuestro fin con éste plan; pero parece que esto empezó y tal vez nunca más lo deje de hacer, muy bonito. Bendición.

    Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.